Por Rodolfo Santovenia (Colaborador de Prensa Latina)*

Preciso bisoñé, mirada de carnero degollado y orejas de murciélago. Con una voz suave, de timbre roto, puso de moda un nuevo tipo de cantante, el crooner, perpetuado después por Frank Sinatra, Dean Martin y otros.

Suavemente, en tono bajo y monótono, murmuraba unas melodías (interpretó más de dos mil durante toda su carrera) que daban la impresión a cualquier mortal de que también podría cantar así…….

Sigue en Bing Crosby, entre la canción y el cine

Bing Crosby
Anuncio publicitario