Le saca los ojos a su hijo “para salvar al mundo”


Estos sucesos nos deben poner en alerta, en la relación que se tiene con ciertas prácticas. En principio se mutila a los animales, vivos, para darles de comer a…Esta vez, y muchas veces, lo que no se sabe en demasía, se le hace a personas, sobre todo a personas indefensas: adolescentes y niños. Sí, y ojo con esto: El “santo” nunca pide la mano, el ojo, la oreja o la vida del padrino, la madrina, es decir, del santero o la santera, siempre “se antoja de la de algún infeliz… Y, por otro lado, ¿alguien se ha preguntado qué “santo” es ese y dónde vive, en el cielo o en el infierno?” Hagamos un frente: NO AL OSCURANTISMO…NO A ESTOS CRÍMENES… DIOS VIVE EN LA LUZ Y ES AMOR… ENCONTREMOS A DIOS EN NUESTRO INTERIOR. (rw)

Aquí la noticia:

Estado de México • Se acabó! ¡Es el fin del mundo!”, exclamó Carmen, de 23 años, y pidió a sus familiares que cerraran los ojos, y entre rezos e implorando a Dios, con sus manos le extrajo los ojos a su hijo Fernando, de 5 años, y además en varias ocasiones le mordió el rostro, el cuello y otras partes de su cuerpo.

Este hecho de fanatismo religioso ocurrió en Nezahualcóyotl, Estado de México; sin embargo, el secretario de Seguridad Ciudadana, Salvador Neme, reveló que la mujer y otros siete familiares declararon ante el Ministerio Público que se trató de un ritual satánico, en el que decidieron quitarle los ojos al menor para “evitar un terremoto de grandes magnitudes”.

De acuerdo con agentes que participaron en la detención, “al momento en que los policías municipales y ministeriales ingresaron al domicilio advirtieron que se encontraban personas cercanas a un menor y una de ellas decía ‘¡vamos a matarlo para sacarle el demonio, hay que evitar el terremoto para salvar este mundo terrenal!’”, mientras los demás rezaban y decían palabras incoherentes, complementó Neme.

Los hechos ocurrieron en la casa ubicada en manzana 34 lote 5 de la calle Graciano Sánchez, colonia San Agustín Atlapulco, y de acuerdo con los vecinos de la familia, ésta decidió encerrarse en su domicilio desde el domingo pasado.

“El lunes, como a las 5:00 horas, cuando me iba por la leche de mis hijas, escuché que rezaban en el cuarto de su azotea; otra vecina encendió su estéreo y le subió todo el volumen para no escucharlos”, narró una vecina a condición de no revelar su nombre.

“Ellos eran muy tranquilos, decían que eran cristianos, y comentaban que estaba por llegar el fin del mundo, que se iban a encerrar en su casa porque ahí se sentían seguros”, comentó otro vecino.

Ayer, los habitantes de la calle Graciano Sánchez volvieron a tener noticias de sus vecinos, aproximadamente a las 7:45 horas. “Uno de ellos salió gritando de la casa pidiendo que le ayudáramos, que estaban matando a uno de los niños”.

La policía recibió llamadas telefónicas reportando el hecho, por lo que varias patrullas arribaron al lugar y al salir de la casa lo hicieron llevándose al niño Fernando, quien llevaba el rostro cubierto de sangre.

Los policías trasladaron al menor hasta el palacio municipal, donde ya los esperaba un helicóptero Relámpago de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, el cual lo trasladó hasta la Cruz Roja Mexicana de Polanco.

En ese lugar ya lo esperaba la ambulancia número 1, cuyo comandante Roberto Chávez Manjarrez lo trasladó rápidamente hasta el Hospital Infantil de Tacubaya.

“El niño fue trasladado con suero y le proporcionamos oxigenoterapia; sus signos vitales y su frecuencia cardiaca estaban estables”, comentó el socorrista, pero en el Hospital Infantil no pudieron hacer más y a las 17:00 horas fue trasladado aLegaria, debido a que tuvo una fuga de líquido cefalorraquídeo.

En el transcurso de la mañana el pequeño sería evaluado por un equipo de médicos neurocirujanos para determinar si procedía una operación craneoencefálica, porque se dañan “los nervios que conectan al tubo cefalorraquídeo”.

“El menor está grave, presenta un traumatismo severo ocular bilateral; lesiones oculares severas con probable enucleación bilateral con laceración en ángulos de los párpados, varias mordidas en la cara y cuello en el brazo izquierdo y oreja derecha”, dio a conocer la Secretaría de Salud.

Y agregó: “El menor está estable, pero delicado dadas las agresiones. El pronóstico esperado es bueno para la vida y malo para la función ocular con riesgos altos de infección local y diseminada, así como los riesgos inherentes de procedimientos quirúrgicos”.

Los involucrados son Carmen Ríos García, de 23 años, y sus hermanos Jesús, de 25, y Ruth, de 22, así como Joselyn Mayela Maciel, de 20, Martha García Vargas y Ciro Ríos Benítez, de 48 y 57 años, respectivamente, además de tres menores de edad.

Al momento de su detención “todos los mayores de edad estaban en un especie de trance”, se leía en el reporte policia.

(Tomado de Milenio)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: