Eva, Adán, la serpiente y los dominicanos


Por Moisés Saab*

Eva, Adán, la serpiente y los dominicanosSanto Domingo (PL).- Un estadounidense, un francés y un dominicano discuten ante un cuadro de Adán, Eva y la serpiente la nacionalidad de los progenitores de la humanidad según el Antiguo Testamento, que por supuesto el primero reivindica para sí.

Noten lo saludables que están y la coloración de su piel y cabellos; vivían en California, afirma el norteamericano, a lo que el francés responde: ni pensarlo: la sensualidad presente en la imagen los ubica en Francia, en específico en París, la ciudad de la luz, el amor, los croissant y los castaños florecidos en abril.

Displicente, el dominicano, refuta: ninguno de los dos, son de mi país: noten que están en cueros, apenas tienen de comer una fruta, su vecino es una serpiente y creen estar en el Paraíso Terrenal.

La ocurrencia se aplica en las actuales circunstancias de este país del Caribe Oriental donde la clase media está en vías de extinción, arrastrada por una vorágine inflacionaria que el Tratado de Libre Comercio
(RD-TLC) propugnado por Estados Unidos sólo ha complicado.

El Adán dominicano gana como promedio el equivalente a menos de 100 dólares mensuales, de los cuales tiene que reservar el 50 por ciento para pagar alimentación y transporte, según un cálculo del periódico
electrónico Clave Digital.

Por supuesto que los más lesionados por ese estado de cosas son los empleados y trabajadores menos calificados, algunos de los cuales tienen salarios inferiores a esa suma, pero con los mismos gastos, todos somos hijos de Adán.

Ese estado de cosas también afecta a los técnicos y ejecutivos mejor pagados, cuyas necesidades son mayores por razones obvias: tienen que asistir a sus puestos mejor vestidos y las demandas de tiempo y
dedicación son mayores.

Según los cálculos, un asalariado que ingrese siete mil pesos (unos 212 dólares) tiene erogaciones fijas de mil 500 semanales, es decir, seis mil al mes, lo que lo deja  con unos magros mil 500 para sus demás
necesidades.

Los problemas se hacen más patentes en la economía doméstica en la cual hay que contemplar 30,59 por ciento para alimentación y casi el 16 por ciento para el transporte, o lo que es igual, casi la mitad de los
ingresos netos.

De ese círculo infernal tampoco escapan los miembros de la llamada aristocracia obrera ya que por lo general son personas casadas y con hijos, lo que implica pago de matrículas, libros y uniformes, pues por lo
común asisten a escuelas privadas, obligados por el pésimo estado de la educación pública y los peligros de la delincuencia.

La matrícula en un colegio privado modesto ronda los 300 dólares y las mensualidades los 150, sin contar uniformes y libros, devenidos artículos de lujo por obra y gracia de la inflación.

Ello explica que apenas un 29 por ciento de los dominicanos posean cuentas de ahorro, según un informe reciente del Banco Mundial, del cual se desprende que el 71 por ciento restante carece de acceso a préstamos bancarios, esa válvula de escape de los desesperados.

Todo ello en una sociedad con un altísimo nivel de cosificación debido al bombardeo de publicidad de artículos suntuarios que explica la tendencia de los dominicanos a endeudarse hasta el cuello y a faltar a
algunos compromisos para atender otros, sumergidos en la clásica centrífuga de cubrir unos gastos hoy y los demás cuando se pueda.

De todo ello se concluye que si, como dice el dominicano del chiste, Adán y Eva residieron aquí, lo hicieron después de pagar caro el pecado original y fijaron residencia después de la expulsión, sin medios para
comprarse los imprescindibles taparrabos y mucho menos la camioneta con que sueñan todos los hijos de vecino.

Ello, además, al fin proveería una explicación razonable para la sociopatía criminal de su hijo Caín; cualquiera se cansa de vivir en la indigencia.

*El autor es Corresponsal de Prensa Latina en República Dominicana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: