El arte frente al horror


Federico Luppi vuelve a los escenarios con «El guía del Hermitage» Los nazis amenazan Leningrado. El Hermitage evacúa sus tesoros, pero un guía se queda para vencer al horror con imaginación. Un canto a la inteligencia que rescata a un gran actor.
M. A.

Diez años ha tardado el actor argentino Federico Luppi en regresar a la escena, desde que protagonizó «El vestidor». Lo hace ahora con «El guía del Hermitage», una obra del autor peruano Herbert Morote que busca la utopía en mitad de la guerra, con la historia de un viejo guía que, en pleno cerco de los nazis a Leningrado, realiza visitas guiadas imaginarias en una pinacoteca sin cuadros. A las órdenes de Jorge Eines, y acompañado en escena por Ana Labordeta y Manuel Callau, Luppi empieza explicando el porqué de este largo paréntesis: «Allá por 1998, había un mar de fondo bastante poco claro para todos nosotros -habla de los argentinos-, que desembocó luego en la debacle financiera y el corralito bancario, aquel que inventó Cavallo. Como a toda la gente del país, a mí me dejaron en la vía, sin un centavo». Su mujer, española, le animó a mudarse a Madrid. «Vine aquí, pasaron siete años en los que hice cine, con buena, regular o peor fortuna, y pude hacer un poco de vida normal nuevamente, tener un apartamento, muy pequeño, pero por lo menos era decente, y tenía trabajo».
sin discursos políticos

 

Entre medias le tentaron con obras. «Ni siquiera puedo decir que eran malas: tenían una estructura y una tendencia a repetir los viejos clichés de un teatro muy pasado de moda, muy antiguo. No tenían ninguna vibración actual», resume sobre por qué no aceptó ninguna. «En teatro, personalmente, pienso mucho en la gente que va a pagar su tiquet -sigue el actor-, porque es un delicado equilibrio buscar una obra que interese, que tenga un tema más o menos atractivo, que huya violentamente de toda solemnidad y que no tenga sectarismos ideológicos, esos que convierten a una obra en mensaje de alguna actitud, de algún discurso político. No me gusta eso. Eso no es un teatro que perdure o que permita hacer las cosas con cierto criterio humano».

Descubrió entonces esta pieza de Morote, escrita en 2003. «La vi el año pasado. Parecía un texto atractivo en muchos sentidos, con un humor legítimo, del bueno, que nacía del comportamiento de los personajes. No había ningún pegoteo ideológico. La obra en última instancia, hace una crítica, con humor, de esta condición izquierdosa, militante, de los viejos compañeros del ?Partido? que no pueden negar que son profundamente religiosos y, cuando tienen que resolver alguna cosa, lo hacen a través del ruego a los iconos y a los santos ortodoxos. Es una de las partes más cómicas». Pero el texto tenía otro aspecto que cautivo al veterano intérprete: «En lugar de los componentes de sexo y violencia, hay un recorrido por dos actitudes, la del comisario del Museo, que es Manolo Callau, y la del personaje que hago yo, el viejo guía. Según el comisario, éste está loco porque ha decidido, en pleno cerco de Leningrado, hacer visitas guiadas a gente inexistente para ver cuadros que no están. Eso permite una permanente greña entre ambos».

(Tomado de La Razón Digital)

Un argumento que, afirma Luppi, permite determinar que, «frente a la superioridad bélica del enemigo, también existen elementos como la utopía, el sueño, la fantasía, la capacidad de transmitir en palabras todo un estado de cosas, y que esas herramientas bien usadas, pueden llegar a ser tan contundentes como las armas». Y asegura sobre Pavel, su personaje, que «no está loco, es un idealista que preserva esa hebra de ingenuidad: cuando en la vida proponemos qué cosas son dignas de hacerse aunque, en general, los poderes públicos pasan de ellas».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: