Víctor Hugo, el caos en el pincel


Vctor Hugo, el caos en el pincelPor Pablo Gámez (Para Prensa Latina) *

Hay escritores que quieren ser artistas. Y artistas que quieren ser escritores. Pero el caso de Víctor Hugo (1802-1885) es revelador porque, además de ser una de las más grandes figuras de la literatura universal, fue un importante artista plástico hasta ahora poco conocido.

Como Goya, Víctor Hugo fue un pintor visionario, defensor de la libertad y la innovación. Pero hay algo más, y es que podría también considerársele como el padre de algunos procedimientos hasta ahora
considerados como novedades propias del arte del siglo XX.

 ¿Precursor de la modernidad? Sin duda. Porque, adelantado de su tiempo, inventó y utilizó técnicas como las impresiones surrealistas, la abstracción, el frottage, el grattage, e incluso llegó a experimentar con el arte informal.

Utilizó las huellas de los dedos, las impresiones de encajes o de vegetales, el dripping, la reversibilidad, la permutabilidad y la polisemia de imágenes, el polimorfismo de las manchas, la pintura gestual, las
instalaciones y los entornos de bricolaje (del tipo salón chino), además de anticipar los “objetos encontrados” de los surrealistas.

Lo pochoirs fueron su primera aportación innovadora. Los empezó a utilizar a partir de 1850, en un principio como reservas de blanco sobre fondos oscuros o de imágenes oscuras sobre fondos claros, jugando con los conceptos de positivo y negativo y, más tarde, imprimiéndoles sobre el soporte impregnados de tinta. A las impresiones de pochoirs seguirán impresiones con otros materiales, como encajes, monedas o variados motivos vegetales.

No son descabelladas las afirmaciones de Jean-Jacques Lebel, cuando dice que Hugo es más un ser fuera de la norma y fuera de la cronología que un hombre del siglo XIX. De eso tampoco hay duda. Hugo fue un creador audaz y experimental.

Pero atrevidos e ingeniosos, sus dibujos hay que verlos como una prolongación de su obra literaria que, anticipándose en ocasiones a ésta, actúan como un borrador previo en el que el escritor ensaya una
determinada idea.

También puede decirse que su dibujo es de efecto más inmediato que su escritura. Pero el pensamiento es el mismo. Novelesco o poético, ya surja del sueño o del azar, o incluso de la oscura realidad: es libre y mordaz, contrastado, hecho de sombra o de luz.

Es aquí cuando se asoma una palabra clave: libertad. Porque es esto lo que verdaderamente destaca en la obra gráfica de Hugo: el no sentirse sujeto a nada, el no considerarse pintor, el no identificarse con
ningún maestro. De ahí las palabras que Hugo le dirigió a Baudelaire: “Mis dibujos son un tanto salvajes”. De ahí, quizás, por qué nos parecen tan actuales.

Baudelaire fue el primero que vio en Víctor Hugo al revelador de los abismos: “Ve misterio por doquier. ¿Y acaso no está en todas partes? De ahí proviene ese sentimiento de espanto que impregna a varios de sus hermosos poemas; de ahí estas turbulencias, esas acumulaciones, esos desmoronamientos de versos, esas masas de imágenes tormentosas, arrastradas a la velocidad de un caos que huye…”

Fue durante los años de su exilio en Jersey y Guernesey cuando Víctor Hugo rompió con el vocabulario descriptivo que imperaba en el arte figurativo europeo y desarrolló toda una nueva imaginería basada en la libre plasmación de su imaginación, jugando con la naturaleza inacabada de las formas y el azar.

Empezaron a surgir castillos misteriosos entre la bruma, paisajes tormentosos y extrañamente iluminados; del mar, criaturas grotescas; figuras y formas más o menos reconocibles o totalmente amorfas o ambiguas; visiones apocalípticas, oníricas o fantasmagóricas; dibujos relacionados con sus experiencias con el espiritismo y la denominada “mesa giratoria”.

De esa época es cuando comienza la costumbre de mandar a familiares y amigos postales con ilustraciones suyas, generalmente aguadas, con su nombre o iniciales y, a veces también, el lugar y la fecha; lo que Hugo llamaba “tarjetas de visita”.

Igualmente están los dibujos producto de sus viajes por Bélgica, Alemania o España, en los que plasma sus impresiones mediante paisajes de lugares sombríos, a veces anegados por las aguas, como las fortalezas a orillas del Rhin, o los castillos españoles. Estos dibujos, muy relacionados con la estética romántica, se presentan ante nuestros ojos como decorados de teatro a la espera de la salida de los personajes a escena.

Dramaturgo, pero a la vez poeta, novelista, mas también político, Hugo desarrolló una intensa labor de dibujante a lo largo de toda su vida: desde las primeras ilustraciones que se conocen en sus libros
escolares, hasta los dibujos que ilustraban sus obras literarias, pasando por los cuadernos de notas de sus numerosos viajes, los dibujos y caricaturas infantiles que realizaba para sus hijos o los diseños de decorado para su casa.

Solía llevar siempre unos cuadernillos que utilizaba para anotar ideas poéticas o novelescas conforme se le iban ocurriendo pero en los que, sobre todo, solía dibujar. Más que en su obra literaria, Víctor Hugo vuelca en sus dibujos su desbordante imaginación y pone de manifiesto sus propias experiencias y vivencias personales, como el exilio o la muerte de sus hijos. Su obra gráfica no es, por tanto, el resultado de una afición, sino de una verdadera pasión ejercida durante toda la vida.

Por ello su faceta como dibujante devenía una actividad muy personal. De hecho, siempre rehusó mostrarla en público. Aunque ya en 1888, su amigo Paul Meurice organizó una primera exposición de sus dibujos, su obra plástica permaneció en el olvido prácticamente hasta principios del siglo XX. Luego fue redescubierta principalmente por los artistas del grupo surrealista. La pintora Valentine Hugo, primera mujer del nieto de Víctor Hugo y compañera de André Breton, fue quien dirigió hacia él el
interés de los surrealistas.

De este modo, artistas como el propio Breton o Max Ernst descubren una evidente afinidad con su obra, por la que sintieron una gran admiración y fascinación, y empiezan a considerarle como precursor del automatismo y de su propia expresión del subconsciente.

Valgan, como ejemplo, las siguientes palabras del escritor: “Dejo caer una gota y el folio blanco se convierte en terreno llano y helado donde tiritan los brezales, sin caminos, nada, ni siquiera una cabaña, tan sólo por aquí y por allá torbellinos de nieva arrancada por el viento, una sucesión de ondulaciones brumosas que se pierden bajo el silencio cada vez más amplio y profundo, y todo ello se prolonga en trazado de signos y de frases”

Esta expresión de libertad y de espíritu de modernidad quedaba claramente manifestada en una cita de Los miserables: “para pintar una batalla, se necesita uno de esos pintores poderosos que tenga algo de caos en el pincel”; tras lo que el poeta declaraba: “la geometría engaña: sólo el huracán es verdadero”.

¿Sólo el huracán es verdadero?… ¿Que quería decir Hugo? ¿Libertad absoluta?, ¿había encontrado el lugar perfecto para sus impulsos y sensibilidades, para sus sueños y pesadillas? Hay quienes dicen que un hombre como Hugo, ensalzado y reconocido en vida hasta extremos insospechados, necesitaba un refugio en el que poder alejarse del público, la crítica y los políticos.

Quizás, pero no es del todo acertado. Porque Hugo no vio en las artes plásticas un refugio. Fue algo más vital que eso. Sus dibujos y diseños fueron tan importantes como su palabra escrita. El ejemplo puede extenderse a Henri Michaux, Severo Sarduy, a las acuarelas de Gunter Grass o a la obra plástica de Ernesto Sábato.

Todos ellos crearon una pasarela hacia su subconsciente a través de las artes plásticas, y a todos ellos sería imposible leerlos sin entender lo que han dibujado. Lo mismo sucede con Hugo.

*Periodista español.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: