Un tiempo para que los cristianos se comprometan con el mundo


The Financial Time no permite que sus artículos sean cortados y pegados, sino que nos provee de herramientas para que sean compartidos. Este artículo escrito por el Papa Benedicto XVI  el 19 de diciembre, lo he compartido en Facebook, Twetter y otras redes desde el diario, en su original de lengua inglesa. Por la importancia que le vemos al mensaje, tanto para católicos como para la totalidad de los cristianos, he hecho esta versión de modo que puedan acceder a él nuestros lectores de habla castellana.  (raysa white)

Un tiempo para que los cristianos se comprometan con el mundo

El Papa Benedicto XVI

papa_tablet“Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, fue la respuesta de Jesús cuando se le preguntó sobre el pago de impuestos. Sus interrogadores, por supuesto, le estaban tendiendo una trampa. Ellos querían obligarlo a tomar partido en un debate político, altamente cargado, sobre la dominación romana en la tierra de Israel. Sin embargo, había algo más en juego: si Jesús era realmente el Mesías esperado, entonces seguramente se opondría a los señores romanos. Así que la pregunta se calculó para exponerlo, ya sea como una amenaza para el régimen, o como un fraude.

La respuesta de Jesús lleva con destreza el argumento a un plano superior, suavemente advierte tanto, contra la politización de la religión y la deificación del poder temporal, así como con la incesante búsqueda de la riqueza. Su público necesita que se le recuerde que el Mesías no era César, y César no era Dios. El reino que Jesús vino a establecer era de un orden completamente superior. Como le dijo a Poncio Pilatos: “Mi reino no es de este mundo”.

Los cuentos de Navidad en el Nuevo Testamento pretenden transmitir un mensaje similar. Jesús nació cuando se realizaba un  “censo de todo el mundo” ordenado por César Augusto, el emperador famoso por traer la Pax Romana a todas las tierras bajo dominio romano. Sin embargo, este niño, nacido en un rincón oscuro y extenso del imperio, venía a ofrecer al mundo una paz mucho mayor, verdaderamente de alcance universal y que trascendería todas las limitaciones de espacio y tiempo.

Jesús se nos presenta como heredero del rey David, pero la liberación que trajo a su pueblo, no se trataba de una celebración para poner a raya ejércitos enemigos, sino de la conquista sobre el pecado y la muerte para siempre.

El nacimiento de Cristo nos desafía a reconsiderar nuestras prioridades, nuestros valores, nuestra forma de vida. Aunque la Navidad es, sin duda, un momento de gran alegría, es también una ocasión para la reflexión profunda, incluso un examen de conciencia. Al final de un año que ha significado dificultades económicas para muchos, ¿qué podemos aprender de la humildad, la pobreza, la sencillez del pesebre?

Navidad puede ser el momento en el que aprendemos a leer el Evangelio, para llegar a conocer a Jesús, no sólo como el niño en el pesebre, sino como aquel en quien reconocemos que Dios hizo al hombre. Es en el Evangelio que los cristianos encuentran la inspiración para su vida cotidiana y su participación en los asuntos del mundo – ya sea en las Casas del Parlamento o de la Bolsa de Valores. Los cristianos no deben rehuir el mundo, sino que deben comprometerse con él.

Sin embargo, su participación en la política y la economía debe trascender toda forma de ideología.

Luchar contra la pobreza significa para los cristianos un reconocimiento de la suprema dignidad de cada ser humano, creado a imagen de Dios y destinado a vivir eternamente. Los cristianos trabajan para una distribución más equitativa de los recursos de la tierra, fuera de la creencia de que – como mayordomos de la creación de Dios – tenemos el deber de cuidar a los más débiles y vulnerables. Los cristianos se oponen a la codicia y la explotación con la convicción de que la generosidad y el amor desinteresado, como se enseña y fue vivido por Jesús de Nazaret, es el camino que conduce a la plenitud de la vida. La creencia en el destino trascendente de cada ser humano da urgencia a la tarea de promover la paz y la justicia para todos.

Debido a que estos objetivos son compartidos por muchos, se hace mucho más fructífera y posible la cooperación entre los cristianos y los demás. Sin embargo, los cristianos dar al César lo que le pertenece sólo a César, no lo que es de Dios. Los cristianos a largo de la historia han tenido y podido cumplir con las demandas hechas por César. Desde el culto al emperador de la antigua Roma a los regímenes totalitarios del siglo pasado, César ha tratado de tomar el lugar de Dios. Cuando los cristianos se niegan a inclinarse ante los dioses falsos que hoy se proponen, no es a causa de una anticuada visión del mundo. Más bien, es porque están libres de las limitaciones de la ideología e inspirados por una visión noble del destino humano que no puede confundirse con cualquier cosa que la socava.

En Italia, muchas escenas del pesebre cuentan con las ruinas de antiguos edificios romanos en el fondo. Esto demuestra que el nacimiento del niño Jesús marca el fin del antiguo orden, el mundo pagano, en el que las reclamaciones de César pasaron prácticamente sin oposición. Ahora hay un nuevo rey, que no se basa en la fuerza de las armas, sino en el poder del amor.

Él trae esperanza a todos aquellos que, como él, viven en los márgenes de la sociedad. Él trae esperanza a todos los que son vulnerables a las fortunas cambiantes de un mundo precario. Desde el pesebre, Cristo nos llama a vivir como ciudadanos de su reino celestial, un reino que todas las personas de buena voluntad pueden ayudar a construir aquí en la tierra”.

Ver  el artículo original en The Financial Time

 

Anuncios

2 Responses to “Un tiempo para que los cristianos se comprometan con el mundo”

  1. Que interesante mensaje, me encanta y me refresca. Esto lo deben leer los POLITICOS.

Trackbacks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: