Sublimes coincidencias


Por Raysa White

El 19 de mayo de 1895 cayó en la Batalla de Dos Ríos, el periodista, escritor y poeta José Martí luchando por la independencia cubana. Dos años después, el mismo día, el poeta irlandés Oscar Wilde sale de la cárcel de Reading, donde cumplió dos años de condena por conducta impropia, dicho de manera más exacta, por mantener relaciones homosexuales con el hijo un miembro de la nobleza inglesa. El hijo no fue condenado, mucho menos molestado. Pero esto no sorprende a nadie porque todos conocemos como funciona en el mundo la aplicación de la justicia.

Lo interesante, lo singular, lo insólito es que Wilde y Martí se conocieron en Nueva York. Brindaba el vate inglés una charla en un distinguido club de esta ciudad y nuestro héroe, a la sazón corresponsal de varios periódicos entre ellos La Opinión Nacional, sentado entre los primeros, escuchó entre fascinado y escéptico la brillante disertación de Wilde sobre su estética.

Con la velocidad del viento entregó nuestro Martí al director del periódico un encendido artículo que se conoce por el título: “El poeta Oscar Wilde”. Aquí se lo entrego.

De Oscar Wilde he conseguido, a la vez, algo excepcional: “La Balada de la Cárcel del Reading”, en su original inglés y en español. Accedan a ellas.

Cuando terminen de leer los dos trabajos, en el orden en que se los he puesto estoy segura que han tenido que pasarse el canto de la mano por los ojos. Y de que, aunque no quieran, van a ser un poco diferentes.

Esa es la gran fuerza de la literatura, su misión, la espada del poeta, del bardo verdadero.

¿Y a quién no le provoca pensar que un 19 de mayo la vibración espiritual de la poesía rodando en la manigua no consiguiera conmover los aceros ingleses y sacar antes de tiempo de la cárcel al otro moribundo? ¿Pensarías que no? ¿Para qué existe, entonces, el verbo inspirado? ¿Para qué la imaginación? Inyectarnos de fantasía. Creer en lo imposible. Lograr lo quimérico. Levantarnos cada día con la divina convicción, en medio de la incertidumbre y el espanto, que vivimos en un mundo extraordinario, ferozmente esplendoroso, iluminado; mientras amasamos dentro del vaso de leche, un pan endurecido en la penumbra gris de nuestro cuarto. He ahí el poema.

Santo Domingo
República Dominicana
19 de mayo 2007

Nota:

Los textos “El poeta Oscar Wilde”, José Martí y “La Balada de la Cárcel del Reading”, de Oscar Wilde han sido tomados de:

http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/
04708307600403884199079/p0000018.htm#21
http://amediavoz.com/wildeBalada1.htm
http://www.lainsignia.org/2000/noviembre/cul_049.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: