Poesía por la Paz, La Virgen y Chiqui Vicioso


Gracias

Escrito por: Chiqui Vicioso (luisavicioso@hotmail.com)

La poetisa y escritora dominicana Chiqui Vicioso

El Primero en llegar al Parque Independencia fue Dagoberto.  Venía con sus legiones de vírgenes y de ángeles.  Estoy aquí para darles nuestra fuerza, dijo, y nos dimos un emocionado abrazo. Luego fueron llegando Christian Grando, Polibio, Tony Vicioso, Barbarita Bosch, Oscar Hungría, Doi Gautier, Douglas Hasbún, Tomás Castro, poetas y escritores que se habían atrevido a levantarse temprano en un sábado que además era Día de Nuestra Señora de las Mercedes.

¡Nadie va a asistir!  ¡Los estudiantes no irán porque es día de fiesta!, le dijeron a Zapata.  Y llegaron cincuenta.  Geo, con  su tambor; Milton,  desde Sainaguá,  con su tambora y  grupo de cantantes de misterio, todas de blanco.  Llegó un Chamán del Ecuador y llegaron Miledy y Noris con amigos de todas las filiaciones políticas (el getho cultural está superchivo porque todo el mundo está afiliado y aunque aclaramos que solo aspirábamos al cariño de la gente y  a la difusión y promoción de la poesía, muchos no fueron).

Entre los que faltaron está  Mateo Morrison, quien se excusó  porque tenía que ir a Barahona, también Feliz León Batista y Jóvine Bermúdez, anunciados en las redes mundiales como participantes; también Alexei , Elsa y los más jóvenes poetas, a quienes,  es imposible  despertar a esa hora, excepto claro está, Glen Parks y su Black Jack.

Fue una felicidad coincidir en la marcha con  las mujeres discapacitadas, también de blanco, y otra encontrar a un grupo esperándonos en la Academia, entre los cuales estaban  esa bella musa de los 80 que es la poeta Martha Rivera; el doctor Eduardo Gautreau Dewind, quien coordina la tertulia poética en Thesaurus, Victor Hugo, la artesana Dolly, el gran sonetista Saba acompañado de dos poetas: una de la Diáspora: Azucena del Valle y otra del grupo de los Metapoetas:  Naranjita Verde.

Porque no podían faltar,  Yanela Hernandez declamó Una Mujer está sola, de Aída Cartagena Portalatín y la actriz Santa Morel,  el poema Hay un País en el Mundo, la mitad en catalán. No pudimos almorzar en el parquecito de los Pellerano, porque comenzó un  aguacero, a pesar de que el Gordo Oviedo trajo sus conjuros para unirse a nosotros.

La tarde llegó con el poeta haitiano Samuel Gregoire, y con una delegación de Villa Mella, que se unió a las cantantes y recitadoras de Sainaguá.  Sergio Lagiacoco, cantautor argentino,  su Caminito, y Tomás Castro leyó su  poema a los Indignados.  A él  debemos las canciones de Féliz Ramírez,  cantautor  de San Pedro de Macoris, y  la participación del poeta Marques.

No puedo concluir sin decir gracias a Juan Bolívar, Ana Mitila, Lilliam Oviedo, la Academia de Ciencias, Colombo,  Alexei y Elsa, a tantos que se comprometieron a que el próximo 24 de septiembre seamos millones de poetas por el cambio.

(Una colaboración del  Dr. Eduardo Gautreau de Windt que recibí en mi correo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: