Los científicos observaron que una vez inyectado, el virus era “escoltado” por células inmunes, que en ejemplos anteriores hubieran causado la destrucción del virus. Sigue leyendo…