Carmelo Jordá

Parece que las empresas están empezando a cambiar de estrategia, bien sea por convencimiento, bien obligadas por una realidad que se empeña, maldita, en evolucionar sin pedirnos permiso y sin tomarse el tiempo que a nosotros nos gustaría. Sigue leyendo…