Suscribete a Akerunoticias
Leonora Carrington es, junto a Frida Kahlo, una de las grandes pintoras del surrealismo.

A la edad de 94 años y una vida de pasión discreta, Leonora Carrington deja, por fin sus pinceles, el rincón del cuarto, sus conversaciones a solas y se marcha a la casa del Señor.

«La muerte de Leonora Carrington es una pérdida inmensa para México. Con ella se extingue toda una manera de ver la vida», dice la escritora Elena Poniatowska, quien además de amiga de la pintora fallecida ayer a los 94 años, escribió la novela «Leonora», basada en la vida y en la obra de la artista irlandesa-inglesa que fue su amiga durante casi 50 años.

Poniatowska asegura que Leonora Carrington «era una mujer para quien la vida era un sortilegio» y recordó que hace un mes la visitó en su casa y como siempre tomaron té y conversaron sobre temas cotidianos, pues a Leonora nunca le gustó hablar de su vida.

Nacida el 6 de abril de 1917 en Lancashire, Inglaterra, es considerada la última sobreviviente del movimiento surrealista.

Excelente escritora, además de una gran pintora. Realizó la escenografía y el vestuario de la única obra de teatro que escribió Octavio Paz, Nobel de Literatura 1990, para el segundo programa: ‘La hija de Rappaccini’, basada en el cuento homónimo de Nathaniel Hawthorne, que se representó el 30 de julio de 1956, en el Teatro del Caballito, México, con escenografía y vestuario diseñados por Carrington y dirección de Héctor Mendoza.

Fue pareja del pintor surrealista Max Ernst (1891-1976) y con él viajó a París, donde convivió con los artistas del movimiento surrealista como Salvador Dalí, Marcel Duchamp, André Breton y Pablo Picasso.

La pintora fue a vivir a España donde, en medio de una enorme tensión, sufrió un colapso nervioso que la hizo ingresar en un psiquiátrico en Santander. Escapó del encierro en 1941 y se refugió en la embajada mexicana en Lisboa, donde conoció al escritor Renato Leduc, con quien se traslado a vivir a México en 1942.

(Notas tomadas de El Universal de México)