Una voz de Miami en el mundo de la ópera


A la luz de un vela, en un cuartito alejado del centro de la ciudad y en el plato de un destartalado Phillip holandés, comprado de segunda por mero compromiso, podía degustar, cual un manjar digno de la corte de María Antonieta a Monserrat Caballé y Alfredo Krauss en una grabación viejísima de “Lucrezia Borgia” que, por abandono vino a parar a mí. Fue una de las tantas veces que confirmé que Dios existía y que sí era posible llegar al cielo.

La magia del género operático está aún por descifrar; cultivarla, interpretarla y escucharla forman parte de una conspiración elítica. No es popular. Acceder a ella es un don. Finísimo disfrute para peculiares sensibilidades.

Es grato llevar a mis lectores y amigos esta nueva voz operática cubana que me llega por Cubaencuentro, de la mano del ingeniero Baltasar Martín. (r.w.)

Una voz de Miami en el mundo de la ópera

Por Baltasar Martín

La soprano Elizabeth Caballero en La Traviata.

La cubanoamericana Elizabeth Caballero se está dando a conocer rápidamente en América y en Europa como una extraordinaria soprano lírica en los repertorios de Mozart, Puccini y Verdi, y algunos de los roles operáticos que ha interpretado son Fiordiligi (Cosi fan tutte), Doña Elvira (Don Giovanni), Micaela (Carmen), Mimi y Musetta (La Boheme), y Violetta (La Traviata). Elizabeth tiene además mucha facilidad para la zarzuela, y ha interpretado a Cecilia (Cecilia Valdés), a María la O (María la O), y a África (El Cafetal). También ha mostrado su talento para la actuación en la obra teatral Master Class en español, interpretando el personaje de Sharon Graham, junto a la cantante puertorriqueña Yolandita Monge en el papel de María Callas, producción que se presentó en Miami y en San Juan, Puerto Rico.A los 19 años fue finalista en la Quinta Competencia Internacional de Canto Luciano Pavarotti, y el propio maestro le dijo que era “un diamante que necesitaba ser pulido”. Tanto lo ha logrado, que fue reconocida por el San Francisco Chronicle como “una poderosa diva en desarrollo”, y por el New York Times como una “artista prometedora”. Su voz ha sido descrita por los críticos como “grande, brillante, y asombrosamente rica, con un registro bajo resonante y poderosas notas aguda”.La destacada cantante vive en Miami, Florida, junto a su esposo, Mauricio Martínez, donde recientemente obtuvo un resonante triunfo interpretando el rol de Liú en la ópera Turandot de Giacomo Puccini, y continúa estudiando bajo la tutela del maestro Manny Pérez.Cubaencuentro entrevista a esta diva de la alta cultura, para que nos hable de su vida y de su ascendente carrera operática.

¿Cuándo comenzó tu pasión por la ópera?

Elizabeth Caballero (EC): En casa no se escuchaba ópera, a no ser a Plácido Domingo cantando cosas de Lecuona, pero desde niña yo cantaba en los coros y en los escenarios sin ningún miedo escénico, así que en el College participé en una audición para un grupo de canto, y entonces Beverly Coulter, que fue mi primera maestra, me montó el Vals de Mussetta, de la ópera La Boheme, de Puccini, y yo lo canté haciendo burlas como las sopranos que salen en los dibujos animados como Bug Bunny. Por esos días pusieron en el Canal 2 de televisión una puesta moderna de La Boheme, y me encantó la historia, la música, todo; fue algo que me impresionó tanto que entonces empecé a tomar los estudios de ópera mucho más en serio, por lo que mi pasión comenzó como un año después de haber iniciado mis estudios, a partir de esta experiencia.

¿Cuál es tu compositor preferido, y tu ópera y personaje favoritos?

EC: A mí me encantan Mozart, Puccini y Verdi; la ópera francesa también me gusta mucho: Gounod, Bizet y Massenet, pero Mozart es un maestro para el canto lírico, es como mantequilla para las cuerdas vocales.Mi personaje favorito es el que voy a interpretar en ese momento, aunque me tienen que gustar los personajes que interpreto, o al menos, tengo que “entenderlo”. Por ejemplo, Nedda, en Payasos, es una mujer infiel, y tengo que buscarle una justificación para poder interpretarlo mejor; Micaela, en Carmen, siempre tiene a Dios en su vida y se enfrenta a lo malo que encuentra en su camino, con valor para ir hasta a la montaña de los contrabandistas. Hay que encontrar algo de una para incorporarlo al personaje y poder así hacerlo más creíble.

¿Qué cantantes líricos son tus paradigmas?

EC: Para mí no hay nada más perfecto que Mirella Freni; ¡qué belleza, qué perfección de técnica! También me gustan María Callas, Renata Tebaldi, Renata Scoto, Elisabeth Schwarzkopf, Kiri Te Kanawa —su vibrato en Mozart es una maravilla—, pero Mirella Freni es mi paradigma; tengo una foto de ella en La Boheme sobre mi piano.

¿Qué representó para ti cantar por primera vez en el Metropolitan Opera House de Nueva York tras quedar como finalista en la Competencia Internacional de Canto de 2001?

EC: Fue una experiencia muy bonita, en una producción muy bien montada; hice la Frasquita de Carmen, junto a Roberto Alagna, Elīna Garanča, y el director de cine y de teatro Richard Eyre, que fue su debut también.

¿Cuál ha sido hasta ahora el momento más emocionante de tu carrera?

EC: Si te lo digo no me lo vas a creer: fue cuando gané la primera competencia en Mobile, Alabama, a los 21 años. Era muy jovencita y fueron conmigo mis padres y mi esposo. Cuando me llamaron para el primer premio, mi mamá se levantó y se emocionó tanto, que ése ha sido el momento más inolvidable de mi carrera hasta ahora, al estar mis padres y a mi esposo ahí, y poder verles las caras, porque el teatro era muy pequeñito.

¿Cuál es tu deseo o sueño más grande como artista y como persona?

EC: Seguir trabajando, pagando mis cuentas haciendo lo que me gusta, que es cantar; y cantar ópera, en cualquier teatro, hasta en Hialeah, que fue donde me crié.

¿Algún mensaje o comentario que quisieras hacerle llegar a los lectores, sobre todo a aquéllos que ven la ópera como algo antiguo y aburrido?

EC: ¿Cómo puede decir alguien que no le gusta la ópera si nunca ha ido a ver una ópera al teatro? No hay nada como ir a ver teatro en vivo, y esto vale también para la ópera.Quisiera aconsejarle a una persona que va a ver ópera por primera vez que comience por estas tres: La Boheme, El barbero de Sevilla —cuya música es famosa hasta en los dibujos animados—, y Carmen, y si le gusta, seguir entonces con Madame Butterfly, La Traviata y Tosca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: