En la era del formato digital, el viejo plato rejuvenece con nuevas aplicaciones

Cada año se venden en España entre 5.000 y 6.000 reproductores de vinilo y la tendencia es que la cifra siga creciendo, aunque sea lentamente. Los productores pensaban que algún día se dejarían de fabricar. La realidad es otra. El tocadiscos continúa con vida y, ahora, además, incorpora nuevas aplicaciones, como puertos USB y radio.

Por Goyo García Maestro

LA RAZÓN, Madrid,26 No- viembre 09.- Hace unos años, cuando el vinilo estaba a punto de convertirse en una reliquia y pasar a la historia de la música, a muchos les dio por volver a recuperar este soporte y colocar su colección de discos en un lugar destacado del salón. Hay quien lo hizo por nostalgia del viejo sonido, otros por fetichismo y algunos por querer ser un poco más snob. Hoy, muchos artistas lanzan sus novedades también en vinilo y este mercado goza de una salud más que aceptable.

¿Resultado? Su fabricación no ha parado de crecer en los últimos años y eso ha traído como consecuencia que aquel viejo reproductor que todos llamábamos tocadiscos, formado por un plato giratorio y una aguja, sigue siendo un objeto útil y necesario. Necesario para esa pequeña minoría que consume vinilo, claro.

Lo cierto es que a estas alturas, muchos años después de que la tecnologia digital haya tumbado a la analógica, incluso cuando muchos han dado por terminada la era del CD, la vieja pareja formada por el vinilo-tocata mantiene el pulso, aún late y se resiste a morir. Hay quien los ha sacado del trastero, donde acumulaban polvo, y otros, especialmente los jóvenes que nunca tuvieron algo así, acuden a la tienda a comprarse uno.

(continúa…)