Torre Eiffel baila y salta en sus 120 años


Por Fausto Triana

torre-eiffelParís, 14 jul (PL) La Torre Eiffel bailó y saltó con la gracia de los efectos especiales, en medio de un extraordinario espectáculo de luces y pirotecnia para festejar hoy sus 120 años de vida en el 220 aniversario de la Toma de la Bastilla.

Cerca de un millón de personas colmaron esta noche los Campos de Marte para disfrutar primero de un concierto gratuito del veterano Johnny Hallyday (el Elvis Presley francés) y luego la sinfonía polícroma que añadió más luces a París.

Treinta minutos que sintetizaron la historia de la construcción de la monumental obra de Gustav Eiffel, los colores cambiantes de la mole de hierro, Francia, La Bastilla, Europa, las dos guerras mundiales, la depauperación y el renacer.

Turistas de las más diversas nacionalidades, residentes en la urbe y franceses de todas las regiones se dieron cita en los jardines que bordean a la Grande Dame para terminar con un toque especial de distinción las celebraciones del 14 de julio.

El Día Nacional de Francia inscribió en esta ocasión capítulos bastante especiales. Fue la fecha de 1789 que puso fin al absolutismo real de Luis XVI y su derrochadora esposa María Antonieta, capítulo insoslayable de la historia con la Revolución francesa.

Ya en la mañana el tradicional desfile militar en Los Campos Elíseos cubrió las formalidades y el protocolo ante más de 90 mil personas, pero la cita nocturna rebasó las expectativas.

Hallyday se encargaba de ofrecer un agradable recital en su año de despedida de los escenarios, con el repaso de clásicos del cancionero galo de todos los géneros más allá del rock.

Pero al término de su actuación, el público permaneció en el lugar impasible a la espera del gran momento de la noche. La primera sorpresa arrancó una cerrada ovación: la Torre Eiffel se “movía” en forma de rotación.

Luego, mosaicos que comenzaban a armarse bajo la sensación de que una colosal obra de ingeniería estaba sentando las bases de la futura epopeya constructiva.

Se ensanchó a ratos para luego empinarse, bailó y hasta dio brincos. Recibió flores, banderas y poesías de amor.

Fuegos artificiales arremolinados, intermitentes o profusos bañaban la noche, con técnicas sofisticadas que parecieron tocar el cielo y de algún modo recordaron la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Beijing.

Joyuex Anniversaire (Feliz Aniversario), sellaba uno de los momentos de mayor belleza en la larga trayectoria de la Torre Eiffel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: